domingo, 15 de septiembre de 2013

El jardín, el cielo y el mar

Poemas de Sonata de Primavera de Ramón M. del Valle-Inclán,
organizados y compilados por Carlos M. Mercado Galartza.


Yo quedé solo en el vasto salón,
y no sabiendo qué hacer,
bajé al jardín.

Era una noche de Primavera.
El aire agitaba las ramas de los árboles.
La luna iluminaba por un instante,
la sombra y el misterio de los follajes.
Todo quedaba en esa amorosa paz
de las noches serenas.

En el azul profundo
temblaban las estrellas.
A lo lejos, el mar misterioso
y ondulante, exhalaba
su eterna queja.

Las olas fosforescían
al pasar los delfines.
Una vela latina
cruzaba el horizonte
bajo la luna pálida.


( Sonata de Primavera, R. del Valle-Inclán, pág., 41 ).