lunes, 2 de diciembre de 2013

Filtro de las ideas

Nueva filosofía puertorriqueña

La expresión " Yo nunca he perdido la libertad". de Oscar López Rivera y el apotegma histórico del Dr. Pedro Albizu Campos : " Yo nunca he estado ausente de Puerto Rico ".
enuncian y establecen una filosofía boricua propia y original.

En nosotros se da el caso generalizado de vivir en estado de colonialismo y, por consecuencia, sufrir de una naturaleza social que oprime y merma nuestras potencialidades vastas. La filosofía, Filtro de las ideas, consiste en liberar esa atadura, esa fuerza manipuladora de nuestras actitudes y construir una posición de libertad en la propia mente y espíritu. Esa liberación ha de llegar, según Oscar López Rivera, con la "Descolonización de nuestras propias mentes".

Este método ha sido revelado en diferentes ventanas del pensamiento puertorriqueño :
" No importa que el tirano te trate con negra maldad. Preciosa será sin bandera ni lauros
ni gloria. Preciosa, preciosa te llaman los hijos de la libertad". ( Rafael Hernández, compositor ).

No importa lo cuantitativo del dolor y la angustia, la redención debe de manifestarse primero en la mente, en lo cualitativo, para que los sentimientos sean inalterados y la calidad del patriotismo haya sido filtrada de lo intelectivo al principio espiritual.

La filtración de las ideas es el camino, el desarrollo de la comprensión de lo que se es, en el ámbito de la conceptualización de la libertad y el patriotismo.

Estas ventanas del pensamiento puertorriqueño, aquí y allá estatuidas describen la filosofía, Filtro de las ideas, veamos :

" ... hasta alcanzar la plena libertad que nos permita ser dueño de nuestra propia patria; hasta incorporar a Puerto Rico al mundo al que pertenece, al mundo latinoamericano del que formamos parte, de cuya historia libertaria somos tan orgullosos partícipes durante más de dos siglos". ( Ponencia del Lcdo. Juan Mari Brás, em las Naciones Unidas, 23 de agosto, 1973 ).

Palabras expresadas por un hombre que alcanzó la plena libertad de su entidad porque logró la descolonización de su mente y mueve su espíritu con absoluta libertad patriótica en el ejercicio del filtro de las ideas de manumisión.

Un destello del Filtro de las ideas se trasluce en estas palabras de agradecimiento impresas en el prólogo de ( La crisis política de Puerto Rico, Juan Manuel García Passalacqua ).

" Mi agradecimiento por darme la oportunidad de aprender a servirle a Puerto Rico tiene que ir a Luis Muñoz Marin y a Roberto Sánchez Vilella. Mi compromiso con la verdad tiene que estar por encima de ese agradecimiento. Estoy seguro que ambos lo entienden así ".

El compromiso con la verdad no se subordina a fuerzas y férula que tiendan a amarrar la voluntad. Es decir, al filtrar la idea de la comprensión de la libertad, actuamos como hombres libres guiados por nuestra propia voluntad y principios.

En un excelentísimo trabajo de investigación, escrito por el Dr. Ramón Luis Acevedo Marrero, ( Emilio R. Delgado : un revolucionario puertorriquño en España, 1931- 1939 ).
Aparecen unos comentarios nostálgicos que revelan la valentía y la trabajada firmeza de una personalidad que ha filtrado sus ideas de una postura libre y universal.

" Pensaba siempre en Madrid, la ciudadela de su batalla, el pueblo junto al que peleó. Me decía : " Qué pueblo, Andrés, tan valiente, tan honrado, tan noble, tan fuerte... Y qué tierra ! Tú que la has recorrido, dime : ¿ hay alguna más bella? Ya sé ( me miraba a los ojos, veía más adentro de mis ojos ); tú México, mi Puerto Rico. Nunca lo hemos olvidado : en España luchamos en su nombre y en España debimos morir. Qué oportunidad de morir bien y a tiempo. Y la perdimos. Pero no por culpa nuestra, sino por la mala suerte". ( Revista La Torre, año XIV, Núm. 51-52, enero- junio 2009 ).

Otra ventana de ese proceso filosófico boricua se refleja en el prólogo de la obra El Gíbaro en su edición de 1849, donde el autor Manuel Alonso dice : " Hace cerca de siete años que media el océano entre mi patria y el lugar en que escribo sus costumbres : así que mi libro no lleva la pretensión de una obra acabada, pero sí la de ser intérprete fiel de sus sentimientos ".

El Dor. Manuel Alonso, habla de sentimientos patrióticos. De los sentires comprensivos de esos aires libertarios a los que le han llevado el proceso de la maduración o filtro de ideas relacionadas donde su cultura le hará hombre libre. Aunque media el océano con su extenso millage, que lo separan dos continentes los sentimientos de evocación de su patria, colonia de España, están intactos e incólume y puede registrar y retrotraer recuerdos con la visión de un hombre libre que intensifican sus impresiones impresas al calor, ternura y devoción y patriotismo a que lo lleva su cultura y el proceso de elaboración de su conciencia.

Cuando Hostos en el prólogo de la segunda edición de su primera novela, ( La peregrinación de Bayoán ), afirma que él se dedica a formar hombres lógicos quiere explicar que siembra en la mente del individuo unas inquietudes para que se identifiquen con su país. A partir de ahí desarrollen sus ideas respecto a la comprensión de vínculos afectivos con su pueblo y alcancen a través de la filtración de las ideas, un amor imperecedero con su patria, con Latinoamérica y se proyecte luego, como un ente universal.

Ese proceso filosófico y psíquico de la emancipación del espíritu y la mente, lo ve Hostos en el artículo titulado Ayacucho.

" Cuando alboreaban para él los días de triunfo, ¿por qué se sustrajo San Martín al triunfo, y dimitió el mando del ejército argentino, y se retiró a Cuyo, y vivió en solitaria incubación de su ideal? Porque aquel espíritu sano, quizá el más sano de cuantos produjo aquella desinfectante, buscaba el triunfo de su idea, pensaba en América más que en sí, quería la dilatación de Buenos Aires a Chile y al Perú, y comprendía, como Bolívar, que solo la independencia de todos era seguridad para la independencia de cada uno de los pueblos, que sólo de la unión de todos ellos surgirían la estabilidad, la libertad y la paz ".

Así se creaba un hombre lógico, así se elaboraba una idea, así se filtraba la misma para transformarse en hombre libre, que daría libertad a un conglomerado de naciones.

El rigor de la depuración de las ideas en una persona que se siente libre y liberada frente a un ámbito vital que no lo está, por circunstancias jurídicas e imperialistas, no inhibe su particular desempeño social, sino que la fortalece y gana reconocimiento ante cualquier sociedad.

Para llegar a ese desarrollo, es perentorio haber husmeado el insumo o elementos característicos de la patria buscando la identidad propia y vinculante con su plano geográfico y las vivencias que d allí se desprenden.

Adviene el momento en que mediante el proceso de reflexión, entendimiento y comprensión ha depurado o filtrado la idea de descolonización mental y adquirido su diamante que es la transformación en un hombre libre para él, su particular circunstancia y para el mundo. En mi país sólo hay dos naturaleza de hombres, el individuo colonizado y el individuo que al pasar por método explicado resulta un hombre libre o manumiso.