martes, 3 de julio de 2012

El tiempo no existe

Si yo muriera algún día dejo escrito que llegó el término de mi vida. Todo tiene un final, menos el círculo. Esta figura geométrica es excepcional, su redondel entraña la eternidad. No hay astro con características planetarias, que no exhiba su circunferencia.
Su particular conformación ha coadyuvado a la humanidad a impulsar su desarrollo desde la antiguedad, pasando por tartanas y carretas hasta el más sofisticado avión.
La esfera en el reloj convencional contradice su función y objetivo : poner fin al tiempo.
Porque siendo el círculo la expresión de lo eterno, implica en su sentido, la no existencia del tiempo.

Esta afirmación ha sido demostrada filosóficamente y en estudios científicos a los que me remito. Kant expresó : " El tiempo y el espacio son ante todo, cualidades de nuestra razón y no cualidades del mundo". Aristóteles concibió el tiempo como una " entidad independiente de los acontecimientos, susceptible de medida y poseyendo una sola dimensión ". Newton lo consideró también como una entidad continua, unidimensional y fluyente, independiente del mundo físico. Para Schopenhauer el tiempo no es real, sino ideal. No pasa de ser una categoría subjetiva de nuestro entendimiento, sin existencia real.

El Dr. Eduardo Alfonso planteaba en su libro de ensayos filosóficos -- Pantón crematón--
" Existir no es lo mismo que ser. Decir ser es afirmar una esencia o entidad en un fenómeno témporo-espacial. Un ser puede proyectar su esencia en una existencia; es decir, salir de su base para manifestarse en forma. El tiempo no existe porque no tiene forma". El tiempo no es ser, entidad ni esencia.

El tiempo no pasa de ser un concepto de medida resultante de la intuición de la variación.
la objetividad del tiempo no puede ser admitida ni demostrada. El Dr. Eduardo Alfonso nos señala, que : " El recuerdo es pues la causa de que percibamos el "fluir" del tiempo".
" La continuación y evocación subjetiva de la imagen objetiva anterior por medio de la memoria, nos da la conciencia, no sólo de la variación del objeto,sino de su persistencia en el espacio. Persistencia y variación se asumen en intuiciones subjetivas elaboradas por nuestras facultades, ( razón, intuición, memoria ) y de ello resulta la noción del tiempo ".

Notemos que el recuerdo sólo puede operarse a través de la imagen en la memoria : recordamos en imágenes, no en sucesión de ideas.

El llamado tiempo pasado o pretérito solo le conocemos al percibirlo en las imágenes del recuerdo en la memoria. Es decir, en nuestro interior. De los tiempos intuitivos : presente, pasado y futuro, solamente el futuro es el que vivimos, el que realizamos. Siempre nos encontramos arañando el devenir para activarlo y realizarlo. El presente es tan efímero, tan raudo que según llega pasa de inmediato a ser pasado. De hecho no tiene existencia porque no puede sostenerse con vida en la manifestación. Se ha estimado su duración en ( un décimo de segundo ). Si el presente se va ¿ qué nos queda? Pues el futuro, lo que ha de llegar, el hecho o situación que tomará presencia, vivimos en futuro es decir, sin tiempo

El Dr. Eduardo Alfonso, nos esgrime tres ejemplos, entre otros, para demostrar que el tiempo no existe : Si no existiera la variación y la diferencia no podríamos darnos cuenta
del tiempo.

1- Cuando se es niño y adviene la vejez, se comenta que ha pasado mucho tiempo. Sencillamente lo que ocurre es un acto de variación y diferencia. Hemos cambiado, somos diferente.
2- Cuando vemos un tren en una estación y luego lo encontramos a cien kilómetros de distancia en otra estación. No es tiempo que ha pasado. El tren es el mismo. ha variado la estación y la ciudad. Lo que ha ocurrido es movimiento. Si reparamos en el millaje, notamos que es diferente, que ha variado.
3- Si observamos un árbol tupido de hojas y después miramos al mismo árbol, pero lo descubrimos desnudo, con sus ramas sin hojas y parece el esqueleto de un árbol; podemos creer que ha transcurrido tiempo. No, tan sólo es que el árbol ha variado su aspecto.

Para mayor comprensión de la no existencia del tiempo, debemos examinar la importancia de las generaciones en relación de los hechos y la variación en el desarrollo de la humanidad.

Si nos encontramos por alguna razón, frente a dos edificaciones : una que calificamos de vetusta y otra clasificada de moderna. Es posible escuchar descripciones como : Caramba! Qué mucho tiempo habrá pasado desde que se construyó esa casa tan vieja.
Pero al mirar la otra de reciente construcción expresamos que esa maravilla de arquitectura, el tiempo no le ha impactado todavía.

¿ Qué ha ocurrido con la casa antigua? ¿ El tiempo la añejó ? De ninguna manera. Es preciso que nos demos cuenta, que en la etapa o época en que se concibió la idea y se diseñó la residencia, fue por una generación de arquitectos en cuya era corrían ciertos
conocimientos artístico-técnicos que eran todo lo desarrollado y vasto que ofrecía el arte arquitectónico en boga. Después las nuevas generaciones de arquitectos e ingenieros, tenían a su alcance diferentes, variadas y novedosas técnicas para producir estructuras y domicilios nunca antes creadas. Es decir, no pasó tiempo, sino generaciones distintas con nuevas experiencias en modernos conocimientos.

Explicación teórica del tiempo inexistente.
I- El tiempo sobre los objetos :
    A- Grado de acción sobre los elementos del deterioro

II- El tiempo sobre los hechos :
    B- Grado de intensidad sobre la acción de los hechos.

III- El tiempo sobre las situaciones :
    C- Grado de complicación o simplicidad en el manejo de la ejecución.

Ejemplos:

Un automóvil que permanece a la intemperie por años. (Se le aplica la primera regla ).

Una leche puesta a hervir. (Se le aplica la segunda regla ).

Alguien que hace turno en una extensa fila y muestra un carnet de impedido u otra persona que no posee carnet y es joven. ( Se aplica la tercera regla ).

Tiempo sin tiempo

Nací, un día.
Sin después ni hoy ni antes.
Nací por un requicio de la vida,
desde un ay desgarrado por la mañana,
entre un grito impreciso de la tierra
y un asombro celeste de los ángeles.

Y he de morir
un día, sin después,
pero con hoy y antes.
He de morir porque los hombres mueren;
porque lo quiere Alguien.

Dejaré la corriente de mis venas
en humanos canales,
mis oscuros sentidos a la tierra
y mi sueño a los árboles.

                        ( Dora Guerra )