viernes, 13 de junio de 2014

Desde Barrancos

En Lares. Desde el punto angular de la vieja barra hacia el poniente, se visualiza el trecho de carretera que va rumbo a San Sebastían. La brea, como le decían antes, está siempre oscurecida por las sombras de los centenarios árboles que les refrescan y le cuidan.

Tiene una ligera bajadita, pero vuelve inmediatamente a tomar su rectitud. Es la antigua ruta que va al Pepino, todos lo saben; ahora se llama Dr. Pedro Albizu Campos. Hace mucho tiempo se conocía como Barrancos. Cosas de la evolución de los pueblos.

A las golondrinas les atrae volar recta la calle hasta perderse en el fondo del túnel de arborescencia y regresar al instante imitando los automóviles, en un ciclo de raudo juego.

Hay al principio, un árbol vetusto al que los franceses lamaron mameyes cuando observaron su fruta : es muy parecida al seno de la mujer. En idioma francés se escribe con ll - elle, ( mamelles ) - senos. Cuando es de temporada estos frutos caen a orillas de la carretera y niños y adultos los deleitan. Al despojarlos de la corteza asoma una película o membrana amarillenta que contiene arsénico, es la sustancia que produce dolor de estómago a los niños. ésta hay que quitarla y desecharla.

Esa parte de la carretera, da la impresión de que conduce a alguna parte del mundo, por ejemplo : a centro y sur América, también parece que por ahí se llega a Europa. Cuando me encontré en una encrucijada en territorio de Soria , España creí que había salido allí desde esta carretera.