martes, 3 de febrero de 2015

Neruda : Martí, 1890

En Canto general, de Pablo Neruda, que recientemente se reeditara en Venezuela por cientos de miles de ejemplares, figura entre tantas joyas, un sentimental y lírico poema dedicado a Cuba. Se titula : Martí 1890. Ubicado en la IV parte, Los libertadores. Es el poema 34 de esa sección.

Lo transcribiremos alternando las estrofas con los comentarios. No para traducirlo a lenguaje de fácil entendimiento, porque no queremos desmantelar la sortija de su piedra preciosa. simplemente buscamos diseminar su perfume.

Martí
( 1890 )  Cuba,flor espumosa, efervescente
              azucena escarlata, jazminero,
              cuesta encontrar bajo la red florida
              tu sombrío carbón martirizado,
              la antigua arruga que dejó la muerte,
              la cicatriz cubierta por la espuma.

                             (  Cuba isla de floresta tropical.
                               Tu débil mina saqueada
                                con el fervor del que busca oro,
                                arrasaron la tierra
                                y llegó por agua marina, el desasosiego ).

              Pero dentro de ti como una clara
              geometría de nieve germinada,
              donde se abren tus últimas cortezas,
              yace Martí como una almendra pura.

                              ( Martí es la idea,
                                el alimento del espíritu,
                                es la castidad en ofrecimiento ).
           
              Está en el fondo circular del aire,
              está en el centro azul del territorio,
              y reluce como una gota de agua
              su dormida pureza de semilla.

                               ( Martí es un torbellino
                                 que gira su pasión de libertad
                                 en las entrañas de la patria ).
       
             Es de cristal la noche que lo cubre.
             Llanto y dolor, de pronto, crueles gotas
             atraviesan la tierra hasta el recinto
             de la infinita claridad dormida.

                                ( La noche de Cuba puede quebrarse
                                  para que entre el día
                                  renovador de jarcias
                                  y bueyes y arados ).

            El pueblo a veces baja sus raíces
            a través de la noche hasta tocar
            el agua quieta en su escondido manto.
            A veces cruza el rencor iracundo
            pisoteando sembradas superficies
            y un muerto cae en la copa del pueblo.
 
                                 ( El pueblo buscará
                                   su idea y su sentimiento
                                   aunque entregue en sacrificio,
                                   la vida y semilla en surco cruento ).

            A veces vuelve el látigo enterrado
            a silbar en el aire de la cúpula
            y una gota de sangre como un pétalo
            cae a la tierra y desciende al silencio.
            Todo llega al fulgor inmaculado.

                                 ( El hombre vuelve en su palabra viva,
                                   en su ideario poético
                                   y aflora la enseña de luz ).

           Los temblores minúsculos golpean
           las puertas de cristal del escondido.
           Toda lágrima toca su corriente.
            Todo fuego estremece su estructura.
            Y así de la yacente fortaleza,
             del escondido germen caudaloso
             salen los combatientes de la isla.
             Vienen de un manantial determinado.
             Nacen de una vertiente cristalina.

                                 ( Los tambores del corazón
                                   sacuden sus conciencias
                                   y los mueven a la lucha.
                                   Martí la semilla, enaltece sus fuerzas
                                   y valentía y alcanzan su estrella ).