martes, 29 de diciembre de 2015

Una carta

               Mi querida familia :
A pesar de toda la ocasión de dolor, pido a Dios y la Virgen, que estén bien.

Al pensar y mirar sobre aquellos años tan lejanos, reflexiono que yo conocí a mi primo Mando, primero que tú, Juanita. Sin embargo, eres tú quien más lo quiso y lo amarás siempre.

El amor que los hijos sienten por los padres, es un amor dado por la naturaleza; es genético, podríamos calificarlo como un profundo sentimiento amoroso cuyas raíces son biológicas y psíquicas y además sociológicas. Nace de las carantoñas, mimos, desvelos, protección, acciones lúdicas y otros factores sociales en el desarrollo de los niños. Es una sagrada y preciosa vida de amor entre hijos y progenitores.

Pero el amor que surge de una pareja, se va forjando por etapas. Responde a unos afectos  de sensaciones, impresiones, sensibilidad, sentimientos afines en las ideas y comprensión, además de otros factores como el compartir momentos felices, instantes de diversión y vivencia humorística.

Al final se funden todos los ingredientes y surge con gran fuerza, el amor integrado.

El filósofo español, José Ortega y Gasset, señalaba en su libro Estudios sobre el amor :

                                      " Hay muchos amores donde existe de todo
                                        menos auténtico amor. Hay deseo, curiosidad,
                                        obstinación, manía, sincera ficción sentimental;
                                        pero no esa cálida afirmación del otro ser,
                                        cualquiera que sea su actitud para con nosotros.
                                        En cambio, amar algo no es simplemente ( estar ),
                                        sino actuar hacia lo amado, el amor es de suyo,
                                        constitutivamente, un acto transitivo en que nos
                                        afanamos hacia lo que amamos.
                                        Antes de la mujer ir en ese tránsito en que se afana
                                        hacia el que ama, está el momento en que incurre
                                        en una preferencia entre los seres que conoce en el
                                        círculo social en que se desenvuelve su vida.
                                        En la sociedad se hallan frente a frente muchas mujeres
                                        y muchos hombres. En estado de indiferencia, la atención
                                        de cada hombre-- como de cada mujer-- se desplaza de
                                        uno en otro sobre los representantes del sexo contrario.
                                        Razones de simpatía antigua, de mayor proximidad, etc.,
                                        harán que esa atención de la mujer se detenga un poco más
                                        sobre este varón que sobre el otro; pero la desproporción
                                        entre el atender a uno y desatender a los demás no es
                                        grande. Por decirlo así -- y salva esas pequeñas diferencias --
                                        todos los hombres que la mujer conoce están a igual distancia
                                        atencional de ella, en esa fila recta. Pero un día este reparto
                                        igualitario de la atención cesa. La atención de la mujer
                                        propende a detenerse por sí misma en uno de esos hombres
                                        y pronto le supone un esfuerzo desprender de él su
                                        pensamiento, movilizar hacia otros u otras cosas la
                                        preocupación. La fila rectilínea se ha roto; uno de los varones
                                        queda destacado, a menor distancia atencional de
                                        aquella mujer ".

Dice la voz común, que las manos de la vida son las experiencias de cada día. Lo
empírico lleva el estímulo de la evolución. En esta nueva etapa de tu vida, Juanita, la adversidad te insta a experimentar la viudez Ahora tu apasionado amor por Mando, cae dentro de la dimensión espiritual. Tú lo vas a tener cerca de tí, pero en tu pensamiento. Él estará en el mundo escatológico, pero para tí comenzará a vivir en la rememoración.
¿ Qué fuerza será tan poderosa, que creará su existencia en la evocación ? Pues el amor que supiste construir para él y que es tu propia vida.

Aquellos objetos y artículos que antes tú mirabas sin detenerte en ellos y, que tu vista resbalaba insustancialmente sobre ellos, ahora tu emotividad los ungirá con tus ojos y hasta te harán caer en ensoñación. Porque esas cosas tangentes tienen la intangencia de tu amado ausente, llevan sus rasgos y esencialidad.
Tu amor estará lleno de su presencia, tu corazón rebosará ahíto de su amor.

                                                Mensaje de Mando

                                         Juana, yo camino ahora
                                         por un sueño eterno.
                                         Mi consuelo es tu imagen.
                                         No quiero que me acompañes;
                                         porque mis hijas te necesitan.
                                         Que sea cuando Dios disponga.
                                          Aunque tú no te des cuenta,
                                          la fuerza y devoción
                                          de mi alma, te acompaña.
                                          Te juro amor eterno.
                                                                          Mando.


                      Que Dios los bendiga, tu familia,
                                                                       Carlos Mercado ©alartza