viernes, 22 de abril de 2016

Aplausos

Todavía escucho el tumulto
de los aplausos.
Provenían de la antigua Escuela Superior.
Han pasado seis décadas
y suenan aún de la misma forma que estallaron :
pasaban entre las hojas y ramas del bosque,
con la intensidad de su estrépito,
para llegar a mi oído, donde vivía.
Se originaban en las competencias deportivas.
Replicaban como castañuelas en la manos
ávidas de aquella juventud.
Cuando hoy, desando para escuchar las aves,
oigo los aplausos
en la rememoración con la estridencia
del tiempo y la añoranza
de las generaciones.