lunes, 19 de diciembre de 2016

UN HECHO DEVASTADOR Enigma XII

La brava intensidad del sol de mayo,
caía sobre el patio interior de los juegos.
Descuidé de la clase, el libro bayo.
Cayeron sobre mí rayos y fuego.

A la maestra le entregaron mi texto.
Ignoraba eso, busqué otro cualquiera.
Ante ella y acusado arguí ese pretexto.
El escarnio mío, mejor morir fuera.

En el arroyo de la memoria mía,
se refleja aquel escarnecimiento.
Mi recuerdo, a veces, toca la agonía.

El dolor purifica el sentimiento.
Yo caminé entonces por la justeza,
la paz, el amor y la entereza.