martes, 1 de mayo de 2012

Tapiz del tenis

" De colores ". Colores marrones,
colores zarcos, colores telúricos.
Verde pátina, verde esmeralda.
Recién coloreadas,
lucen como piezas de hoteles.

En el fondo son orquídeas
de pétalos exquisitamente abiertos.
Así de suave y dulce,
pero templada como el esmalte
de una espada.
Como la flor de la orquídea.

Saltamos por los pueblos
y las encontramos, de pronto,
mustias.

La luz de su piel
apagada como vestigio
de un castillo en escombros.
Como muro medieval caído.
Con cicatrices y diviesos,
una venda reticular,
raída sobre su dolida frente.

Empero otras estallan
de esplendor.
Con la red tapiz tejido alborado.
El sol sobre ella,
crea el cáliz de oro,
que escanciará el vino
de la alegría.

Colores, luces para la vista,
exquisitez para los sentidos.
Colores cruzados siempre
de cintas blancas
y terso mandil.