miércoles, 6 de febrero de 2013

El amor en la soledad

En este mes de febrero

A quienes se les haya dado amor,
búsquelo para que renueve,
porque a veces la pasión
descansa como las aguas
en los recodos de la vida.
Yo anduve por las casas
que en las tazas y platos lo ofrecían
y el amor, en los aires de balcones
se percibía junto a los maceteros.
Cuando recorrí ciudades
y aldeas, algún pétalo de amor
ondeando por polvorientas carreteras,
rozó mi cara y pintó colores en los ojos.
Allá, en la lejanía de los mares,
descubrí, como Ulises, la música
de los amores entre las olas y la soledad.