lunes, 16 de mayo de 2016

Una visita filtrada en el tiempo

Habían pasado 55 años. Una tarde crepuscular, se acercó a aquel pueblo dormido, tocó a la puerta de aquella casa pedregosa. La señora se asomó al umbral y desconociéndola, apareció un gesto de sorpresa en su rostro.
                               
                                -- He venido a saludar a don Carlos.
                                -- Pase, él está en su biblioteca.
                                -- Permítame llegar hasta allí.
                                -- Por el pasillo, la última puerta a la izquierda.

Al abrir la hoja, Carlos despegó la vista del cuaderno en que escribía. Elsa le miraba entusiasmada por encontrarlo al cabo de tantos años. Se acercó al texto, aún si emitir palabras. Allí figuraban unos versos :

                                     En la lejana adolescencia
                                     te llevaste mi conciencia.

Elsa lo miró. Entonces, mientras sonreía articuló sus labios.

                                   -- Vine para entregarte tu conciencia, para liberarla de su cautiverio en el
                                        castillo del tiempo.

Volvió a sonreír, Carlos reconoció su cara, todavía bonita. Entonces Elsa contempló a la señora y se alejó hasta traspasar la puerta principal de aquella de aquella casa pedregosa.