domingo, 29 de abril de 2012

Canchas en hojas y llamas

Soñé que las canchas
de la Universidad,
desaparecían
bajo incesante lluvia
de hojas secas.

Después se sumaron
pájaros muertos
y una multitud
de gatos abandonados
desgarraban las alas yertas
de las aves rígidas

Unos hombres
con palas y carretillas,
insistían en retirar
la inmensa hojarasca.
Estos obreros
reducían en su tamaño,
porque del cielo
se precipitaban toneladas de hojas.
Los hombres corrían asustados.

Entre pájaros muertos,
veíase el reguero
de bolas de tenis
putrefactas y fétidas.
Bolas con vísceras
brotadas y sangre quemada.

Las autoridades
prendieron combustión
a los desechos sinuosos.
Junto con las rojas llamas,
se elevaba
en la atmósfera,
una gigantesca raqueta de humo
que iba desvaneciéndose
con las ráfagas del viento
y, la fusta de hojas
que hostigaban la neblinosa silueta,
en cuyo largo mango
las llamas del bálago encendido,
devoraban sus frágiles cendales.