jueves, 19 de abril de 2012

Tenis en los años sesenta

Era la ciudad universitaria
dormida al comienzo
de los años sesenta.

Un libro leía :
Venezuela política y petróleo,
de Rómulo betancourt.
También un relato
de Voltaire : Micromegas.

Entre las sombras
de los árboles poderosos,
unos versos de mar y de amor :
Los versos del capitán.

Las muchachas de cutis de nácar
y, cadencia de mariposas,
con sus risas de ruiseñores
y, el bolso de los cuadernos.

Descubría en el esplendor
universitario,
un lugar de sombra y de sol :
grandes peldaños romanos,
rodeado de penumbrosos
follajes y, una cancha verde
donde se jugaba el tenis.

Mis ojos seguían
de lado a lado,
los envíos
de aquel hermoso juego,
tan distante de mí
y, tan cerca del corazón.