domingo, 28 de febrero de 2016

Igualdad a través de soberanía

El ex gobernador de Puerto Rico Carlos Romero Barceló, tiene razón y verdad, al expresar que no se debe alentar al público, en la defensa de la estadidad, en su objetivo táctico para que los ciudadanos la elijan y la respalden. Que en vez de esa posición, se seleccione la estrategia de pedir al Congreso de los Estados Unidos, la igualdad política. Naturalmente, si el Congreso otorgara a los puertorriqueños, la igualdad política, mediante un consentimiento del 60% de los votantes, estarían otorgándole o la estadidad o la independencia. Romero reconoce que la ardua gestión política en favor de la estadidad en el Congreso es arar en el mar.

En un artículo, El miedo a la libertad, ( El Nuevo Día, 6 de abril, de 2012 ), del profesor retirado de la U. P. R. Hiram Lozada, expresaba : " ... que la única libertad que apoya el Estado Libre Asociado ( E. L. A. ), es la libertad de la conveniencia partidista titubeante. Si el colonialismo fuera lo mejor de dos mundos, como postula el Partido Popular, las colonias británicas en Norteamérica no se hubieran separado nunca de Inglaterra para advenir a la independencia ".

Pero Romero Barceló tampoco busca la libertad. Busca más dinero, que es como se ha demostrado, echar agua en una canasta de recoger café. No se habla de fortalecer los cimientos de la dignidad de un pueblo y a través de la libertad, adquirir la igualdad con los pueblos del mundo.

En las elecciones del 1964 el Partido Popular hablaba del Propósito de Puerto Rico en su programa de campaña, hoy sabemos en qué arribó aquel propósito. Ahora se habla del propósito de Romero Barceló : gestionar más fondos federales. ¿ Cómo los administrarán las esferas locales? Vale decir, los buitres del patio.

En El Nuevo Día, viernes 26 de febrero, 2016 se informa de un fraude de $10 millones de dólares a Medicaid. La jefa de fiscalía federal, Rosa Emilia Rodríguez Vélez, dice : " Nos debemos sentir indignados. ¿ Cómo puede ser que por un lado le estemos solicitando al Congreso más fondos para Medicaid en Puerto Rico, mientras por orto lado tenemos estos criminales robando descaradamente lo que tenemos asignado ? "

En la misma edición del diario se relata de otras situaciones dolosas. En Bayamón el monto del fraude fue de $ 67 millones de dólares. La obra la califican de " desastre y disparate que no tenía objetivo social ". Así también ocurrió en el barrio Luján de Vieques, y en Cayo Largo en Fajardo.

Una periodista que entrevista a Carlos Romero Barceló le pregunta : A ¿ qué se dedica usted ?
Romero responde : Sigo mi profesión de abogado y tengo clientes que les doy consejos legales, nos reunimos, y cuando van a hacer inversiones me llaman. Tengo mi licencia de bienes raíces, pero eso no se está moviendo gran cosa.

La misma periodista, Limarys Suárez Torres , recibe la contestación del salubrista Dr. José Vargas Vidot, quien es candidato independiente al Senado :
                     
                         " Mi aspiración no tiene que ver con hacer más leyes, sino con usar la posición para
                            mover política pública y lograr rendición de cuenta. Este senador va estar velando
                            quién cierra las malditas puertas a los necesitados ".

Rubén Berríos Martínez alude a una definición clásica de nación expuesta en 1823 por el parlamentarista inglés, Edmund Burke : " Una nación no es sólo un concepto de agrupación momentánea de individuos; es un concepto de continuidad. Es una elección deliberada de los tiempos y las generaciones. No es una asociación en cosas útiles sólo a la burda existencia animal de naturaleza temporal y perecedera. Es una asociación no sólo entre los vivos, sino también entre los que han muerto y los que aún no han nacido ".

En esta definición se tocan tres puntos esenciales :

( 1 ) El concepto de continuidad. Se llama a la nación a un desarrollo en perennidad, pero sólo puede ofrecer ese desarrollo continuo la soberanía del país.
José de Diego, sostiene que " en el derecho público moderno, ciudadanía y soberanía son conceptos recíprocos e inseparables, siendo la soberanía el poder que emana de la ciudadanía, ésta la única fuente de la soberanía ".

Tanto la ciudadanía como la soberanía se mueven continuamente en desarrollo de una acelerada base de civilización y una búsqueda constante de igualdad universal.

( 2 ) " Es una asociación no sólo entre los vivos, sino también entre los que han muerto ".
La nación guarda en el Campo Santo a quienes ayudaron a fundarla y desarrollarla.
Agricultores, trabajadores de toda índole, artistas de toda naturaleza, próceres y los que desarrollaron su literatura y la elevaron a sitial de lengua literaria. Se tiene memoria colectiva y memoria de Estado que enorgullece la patria.

( 3 ) " ... y los que aún no han nacido ".
Las generaciones venideras tendrán el amparo de la ciudadanía con la investidura de seres soberanos y vendrán a unirse e integrarse a la continuidad de la nación en todos los ámbitos que la engrandece.

Rubén Berríos Martínez afirma en su libro, Nacionalidad y Plebiscito que " El Comité de Energía y Recursos Naturales del Senado ha reconocido todos los aspectos importantes de nuestra propuesta ".

Se otorgará la soberanía y se abrirá un proceso para desarrollar y fortalecer la independencia mediante diez años de ayuda federal dentro de un orden de lazos de amistad ente Estados Unidos y Puerto Rico, y para que dé margen a relaciones económicas mutuamente beneficiosas entre las dos naciones después de una transición ordenada.

Al momento, ya no hay esa adhesión ni ese discipulado ni el calor apasionado en el apostolado por la naturaleza republicana del gobierno de los Estados Unidos. Hay al presente, un oportunismo, como una vía perdida entre boscaje a través de la cual se disimula intenciones de saqueos y aprovechamientos leoninos. Sólo se entregan como decía Jorge Luis Borge, a los naipes del tahúr.