sábado, 10 de octubre de 2015

El comedor

Este es el ámbito del refectorio,
( la salle `a manger ).
Una mesa de madera sólida
barnizada,
¿ por qué no ?
Podría ser, también, un viejo mesón
artesanal,
con las sillas desencajadas,
donde falte el velón para la penumbra;
con pocos trastos a la hora sublime.
Allí, ya sea frente a blancas servilletas,
plateados cubiertos, copas, cristalería y floreros.
Una oscura botella de vino incrustada
en hielo, arropada por un paño alba.
Osea como en tantos otros desdeñosos
hogares, en que aparece la mesa leñosa
con un pan de flauta desnudo
y un humeante puchero,
conteniendo una exquisita pepitoria.
Todo ligeramente dispuesto
para esta humanidad hogareña,
que se sientan a la atmósfera
del cálido atardecer,
con la única música
del gato que pasa rozando
su lanuda piel
sobre las piernas de su gente.