miércoles, 21 de octubre de 2015

La alcoba

              " Cuando dorados rayos encubría
                 Apolo con las ondas de Oceano,
                 Cuando con manto negro se vestía
                 La cumbre de la sierra y valle llano ".
                                ( Juan de Castellanos, Elegías de varones
                                  ilustres de Indias, cien mil versos ).

La hora es la de la noche,
para llegar al lecho silente.
Este recinto de sombras y de hálito distinto;
tiene atmósfera misteriosa y luce
con ambiente de Las mil y una noches.
Vestida como Las meninas, de Velázquez.
Hay cortinas que se corren con el albor,
lámpara lumbre callada
y, un trazo de espuma nácar
cálida, templada, sedosa.
Viene a transformarse en caverna de Montesinos,
para alojarnos en una dimensión
de soledades oscuras
en que la conciencia sale a la vida.