jueves, 22 de octubre de 2015

En la terraza

                   " En mí cuelgan canciones y racimos de pétalos,
                      y muchos sueños blancos, y emociones aladas.
                      Será que van cercando, en vigilia de nubes,
                      la claridad inmensa donde avanza mi alma ".
                                      ( Julia de Burgo, Antología poética,
                                        Amanecida,pág., 43 ).

Entra el sol cegando la lectura
de las hojas del rotativo.
Hay plenitud de luz, que encienden
los colores de los maceteros de geranios.
Las demás plantas y enredaderas se mueven
con el fresco ímpetu del viento.
( Tan lejos Toledo, )
y las oscuras golondrinas de Béquer
revolotean alrededor de la terraza,
sonando las castañuelas de sus alas.
Entonan, allí, los ruiseñores,
que saltan nerviosos entre
el tupido follaje de las frondas.
A lo lejos viajan las montañas
según el sol ilumina y oscurece
sus contornos.
Las nubes oscuras llegarán en la tarde,
mientras en la clara mañana
las casas del pueblo emergen plateadas
y la iglesia es un lingote de oro.