viernes, 20 de enero de 2012

Sobre el nombre de Lares

Lares siempre se ha llamado Lares. 

Nunca ha habido una metamorfosis o evolución en este nombre. Desde los tiempos de la mitología griega, pasando a través de los pelasgos a los romanos, este nominal permaneció incólume. Julio Michelet, en su (Historia de Roma, Argonauta, Buenos Aires, 1945, PP. 25 ), nos ofrece el siguiente dato : " La diosa Vesta de los pelasgos, protestora de los vestíbulos de los hogares,-- fíjense en la palabra vestíbulo derivada de Vesta --, en Roma,se transforma en Larunda, diosa madre de los Lares que vigilan los hogares"). De modo, que desde quel lejano origen, la composición fonológica y su integridad fonémica fue inalterada. La existencia de este sustantivo como apellido, en relación a América, la descubrimos tan temprano como en 1519, con la presencia de Hernán Cortés en Cuba (La Española ), donde se allega un secretario para sus funciones técnicas, llamado Andrés de Duero, quien era muy amigo de un contador del rey, llamado Amador de Lares, que después fallecería en México. (Historia Verdadera de la Conquista de Nueva España, Bernal Díaz del Castillo, Ed., R. Sopena, 1970, PP. 200-- 389 ).
Con este apellido Lares, figurando en la nomenclatura antropológica en América, desde el siglo XV1, se cae la hipótesis de una evolución linguística en el plano de la ortología.
Si aplicáramos la lógica (disciplina filosófica ) con premisas formalmente válidas, tendríamos el siguiente resultado. En el siglo XV1, el nombre Lares, existía tal como lo conocemos hoy. De operarse evolución linguística, con el paso de los siglos, el nombre Lares, hubiera sufrido cambio en su escritura. Al presente Lares se muestra tal como era en el siglo XV1. Conclusión : Lares nunca sufrió cambio alguno.
La linguística ha demostrado, que los toponímicos provenientes de indigenismos, suelen tener evoluciones en mayor abundancia que otros originarios de España.
Así ciertos nombres aborígenes, como por ejemplo,< Coaclavaca > evoluciona a Cuernavaca. < Ayagualulco > a Acapulco ( quiere decir rambla ). <Otoao > cambia a Utuado. Sin embargo, toponímicos españoles como Aguadilla, diminutivo de agua, Lajas, Las Piedras, Ponce, Lares, etc., nunca han experimentado cambios.
Entre los nombres hispánicos han ocurrido sustituciones con el discurrir de los años y, el advenimiento de nuevas generaciones. Rábanos dio origen a Castañer, Palmar Llano, se transformó en Bo. Lares, Barrancos, pasó a ser Bo. Pueblo, El Cerro de Márquez, hoy se llama Villa Seral, (que es el nombre de Lares al revés ).
Pero los nombres de ascendencia española que no padecieron sustitución, permanecen íntegros en el seno de la diacronía.

La particularidad técnico-morfológica del nombre de Lares.


Estructuralmente, Lares consta de dos monemas: < Lar > que es un lexema y, porta el significado principal. También se le llama raíz o radical. Decifremos este lexema : < Lar > significa deidad, dios, también vale como lugar. ( Por estos lares voy de aventuras ). El otro monema lo señalamos como el morfema < es > quiere decir confirmación, que tiene existencia: es (dios ).
Si tocamos el tema de los órganos articulatorios, veremos que el nombre Lares, lleva una
[ r ] alveolar vibrante entre el fonema [ a ] y el fonema [ e ]. Esta estructura o combinación imprime el mandato de una pronunciación abierta, en la primera sílaba.
Es decir, al terminar la elocución < Lar > nos sorprendemos con la cavidad bucal, de "par en par ", totalmente abierta. Ya en disposición de sonorizar la otra sílaba < es >. Resulta más cómodo para el vulgo o el hablante popular, pronunciar la vocal ( e ) en posición bucal intermedia que cerrar aún más los labios, para vocalizar la ( i ), para que se realice un cambio evolutivo. Este impedimento inmoviliza la iniciativa de cambios ortológicos que como sabemos, la expresión populista obedece a la ley morfosintáctica del menor esfuerzo.

Evolución de las palabras.


Aquí ofrecemos algunas palabras y los cambios operados en ellas a través de los siglos.
                   
                       < aurícula >  au, cambia a ( o ). se pierden la ( ul ) queda, oreca, y luego,
                          oreja.
                       < lupo > lobo.
                       < ópera> obra.
                       <miráculo > milagro.
Siglo XV11 : < pífaro > flautín muy agudo. Evolucionó a pífano. Así se muestra al presente. ... " a deshora se oyó el son tristísimo de un pífaro. " ( Don Quijote, Cap., XXXV1).
< erutar > Expeler con ruido por la boca, los gases estomacales. " Erutar, Sancho, quiere decir regoldar, y este es uno de los más torpes vocablos que tiene la lengua castellana, aunque es muy significativo ." Erutar evolucionó a eructar. (Don Quijote, Cap.  XL111 ).
Siglo X111 < cavallo > Referente a la bestia. Evolucionó a < caballo >
"E buen cavallo en diestro que va ante sues armas." ( El cantar del Mío Cid, Cantar, 84.)
Algunos vocablos que resistieron el asedio linguístico del vulgo y, pasaron firmes e incólume a través de los siglos.
hato, codicia, prado, hortaliza, Sebastián, galardón, pendón, manos, poyo = banco, celosía, Lares.

Lares es un nombre resistente al cambio y, ha permanecido con esa característica de inmutabilidad al paso de los siglos.