domingo, 22 de enero de 2012

Toledo

Poema

Toledo, profusión de tejas y piedras.
Erigido desde la tierra parda,
ardiendo en el color del barro.
Te elevas a la plegaria
con las catedraticias agujas,
que pulsan las nubes,
en las madrugadas de aires quietos.

El Tajo bordea terso,
con vigilia de tapia acostada.
Enjambre de vencejos y palomas,
te mueven el viento.
Las volátiles aves,
castañuelean tu espacio real.

Te ciñen tu entorno olivos y rocas,
el Alcázar toca el cielo de Dios.
Los peregrinos del mundo,
recorren tus calzadas.
Las campanas de la Catedral
torean las horas de siesta y labor.