martes, 6 de marzo de 2012

Aguar

Los mingitorios apremios,
la vasta sala de arenas.
La muchedumbre que a penas,
en un estado de bohemios,
no caben en la caleta.
Busco dentro, como quiera
lugar en aguas salobres
mirando aves del mar,
fingiendo osado nadar.
Expulso líquidos cobres
de mi cuerpo hacia afuera.