sábado, 3 de marzo de 2012

Viaje

 "Qué clara luz en la mañana dura.
Voy
en bulto cierto, a firme lejanía."  ( Vicente Aleixandre, Viaje ).


Arribamos al embarcadero,
por un corredor de curtidos tablones,
y al final arreció el viento.
Azotó mi rostro y tus cabellos volaron al mar.
Dijiste algo sobre olor a mariscos,
pero el mar exhala
su propio aliento.
Se llenaron los ojos
de aquellos colores.
Los nombres de las barcas
se allegaron a nuestras miradas:
Matilde, Linda, El Borrachito.
Con los pies firmes
en el tablado del ancón,
por el efecto del vaivén de las olas
y, escuchando el batir de alas marinas,
remontamos viaje
por los recovecos
de mundos interiores.