miércoles, 7 de marzo de 2012

Desde Guajataca al océano

"El día es azul desde arriba
y no hace falta estrellas ".  ( David McField, poeta de Nicaragua, fue limpiabotas por cinco años.    En el gobierno sandinista se desempeñó como embajador en Africa, era negro ).


Me topé con un territorio de mar
inconmensurablemente ancho.
No enseñaba horizonte,
sino que el cielo lo apresaba
hacia los bordes infinitos.
Todo él quieto
en un día de semana.
Alargaba el tiempo,
eternizando la vida.
Sentimos la brisa,
desde aquel promontorio
como hombro de gigante,
lustrar sus aguas y espumas.