miércoles, 21 de marzo de 2012

Torneo

Hoy arden colores en la cancha.
Al costado, frente a las gradas,
una trulla de entusiastas
muchachas.
Llevan faldillas anaranjadas,
blusas blancas sin manguillas,
muy cortas que dejan al aire
el sello umbilical.
Están inquietas, atronan
el ámbito con sus gritos.
Agitan globos púrpuras de fieltro
erizados.
Una de ellas luce
una fez de penacho escarlata.
Se enarbolan banderines
que tremolan con los puntos
de los nuestros.
La percusión de los varones,
ritma la música movida,
mientras la fanaticada,
golpea las palmas
al son de las notas.
Pero este barullo
se desata al cabo de los puntos.
Por lo demás, el silencio
es absoluto.
Los nuestros concentran
en sus estrategias.
Al final, la eclosión
esparce sus ondas.
Los colores se agitan encendidos,
por nuestra gran victoria.